Featured

¿Por qué soy Católico?: “Sola Scriptura” no es histórica parte I

Por Ken Hensley (ex pastor Bautista convertido al Catolicismo). Traduccion de Jose Plascencia

La historia no es un credo o un catecismo, la historia nos da lecciones, más que mandatos. Aun así, nadie debería ignorar su enseñanza general sobre este asunto. Acentuados bordes y grandes masas de color resaltan de entre las páginas del pasado. El testimonio de la historia puede ser opaco, o aún puede ser incompleto; pero con todo es determinante. De algo podemos estar seguros; cualquier cosa que la historia nos enseña, cualquier cosa que esta omite, cualquier cosa que exagera o enfatiza, cualquier cosa que la historia dice o deja de decir, el testimonio que hallamos en ella, no nos muestra que el Cristianismo histórico sea el Protestantismo. Esta es una verdad que podemos afirmar con seguridad.

¡Vaya declaración la anterior! El hombre que la ha hecho fue el gran académico del siglo XIX de la universidad de Oxford, John Henry Newman, el cual se convirtió al Catolicismo.

John Newman fue también una de las más importantes influencias en mi propia conversión. Él fue el primero que me hizo reflexionar sobre la historia de la Iglesia, especialmente, la historia de la Iglesia durante sus primeros siglos de vida.

Ahí me hallaba, apenas comenzando a adentrarme en el asunto de la historia y la llamada “Sola Scriptura” (Solo la Biblia). Empecé por leer su obra maestra: Ensayo sobre el desarrollo de la doctrina cristiana, cuando me encontré con esta declaración: “Adentrarse en la historia te hará abandonar el ser Protestante.”

luther

¿Qué? ¡¿Adentrarse en la historia te hará abandonar el ser Protestante?!

Continué leyendo y me encontré con una declaración aún más atrevida: “Es fácil demostrar que la Iglesia primitiva no era Protestante.”

¡¿Qué?! ¡¿Es fácil demostrar que la Iglesia primitiva no era Protestante?!

Después sin duda, la más colorida de sus declaraciones, que va algo asi:

Esta tremenda incongruencia entre el Protestantismo y el cristianismo histórico es una verdad comprobada… tanto en sus primeros siglos, como en los posteriores… Un Protestante debería aceptar este hecho, o de lo contrario implicaría creer que el sistema de doctrinas “reformadas” existió en los primeros siglos de la Iglesia, pero que de manera mágica e inexplicable tal sistema de creencias (Protestantismo) fue desarraigado de la faz de la tierra. Como si un diluvio se hubiese llevado esas doctrinas de manera repentina, silenciosa, y sin dejar memoria de ellas…

Yo había sido graduado de una universidad Protestante, y de un seminario bíblico. Habia sido ordenado al ministerio en la iglesia protestante, y había ejercido como pastor protestante por ocho años. Yo era el pastor principal de una iglesia Protestante Evangélica, y ahí estaba una de las mentes más brillantes del siglo XIX diciéndome que si el tipo de iglesia que yo estaba liderando, con respecto a nuestras doctrinas, hubiese existido en los primeros 500 años de la historia del cristianismo, tendría que haber desaparecido del todo de los registros históricos, sin dejar rastro alguno.

John Newman me estaba desafiando de tal manera con tales declaraciones, estaba siendo retado, y yo simplemente tenía que investigar el asunto.

newman

(John Henry Newman)

Una cuestión de historia

Ahora, como Protestante, la doctrina de la “Sola Scriptura” (solo la biblia) era el único fundamento de mi manera de ver e interpretar el mundo y el cristianismo.

Para mí la única ‘autoridad’ era la biblia y nada más. Las opiniones de los teólogos, académicos de la biblia, autores cristianos, y aun los credos y concilios, y las confesiones de fe de las denominaciones me servían como mis guías y consejeros.

A todas estas fuentes yo las respetaba, pero ninguna de ellas poseía la ‘autoridad’ en el sentido de que yo aceptara su gobierno y me sometiera a ellas. No, cuando se trataba de lo que yo debía creer y sostener como verdadero acerca de Dios, Cristo, el Espíritu Santo, la iglesia, el pecado y la salvación, fe y obediencia, los diferentes asuntos morales; para mí la búsqueda de la verdad equivalía a la búsqueda de interpretar correctamente la Escritura inspirada y organizar su enseñanza de una manera consistente y coherente con la perspectiva cristiana del mundo.

Así que con esta esencial forma de ver las cosas, yo realmente no tenía interés en lo que los cristianos del segundo, tercero, cuarto, y quinto siglos creían.

Hombres como Clemente de Roma, Policarpo de Esmirna, Ignacio de Antioquia, Justino Mártir, Ireneo; los cuales yo sabía que eran héroes de la Fe, y varios de ellos mártires. ¿Pero qué era lo que ellos creían? Nunca me detuve a pensar que sus creencias fueran importantes para ayudar mi entendimiento e interpretación del Nuevo Testamento.

Después de todo, si ellos estaban de acuerdo con lo que yo consideraba ser el entendimiento correcto de la Escritura, yo hubiese dicho que ellos eran hombres sabios y fieles intérpretes de la Palabra de Dios. Si ellos no estaban de acuerdo con mi interpretación, entonces yo diría que ellos se desviaron de la verdad. Yo sabía que por seguro para el tiempo del emperador Constantino en el siglo IV, el cristianismo se había ya corrompido, resultando en la extraña cosa que ahora conocemos como la Iglesia Católica.

polycarp

Así que, ¿por qué habría yo de confiar en algo que se ha dicho entre el tiempo de los Apóstoles y el tiempo del emperador Constantino?

Yo simplemente asumía que las enseñanzas de los apóstoles se habían corrompido casi inmediatamente después de su muerte, y que las creencias y prácticas de los cristianos de los primeros siglos realmente no nos decían nada sobre lo enseñado por los apóstoles, o de lo que las primeras iglesias verdaderamente creían y practicaban.

John Newman estaba retando mi suposición, es decir el fundamento del Protestantismo, la Sola Scriptura. Él proponía que es más natural creer que…

“La sociedad de cristianos que los apóstoles dejaron en la tierra al morir, eran miembros de una religión muy específica, a la cual los apóstoles les habían convertido… que conforme el cristianismo comenzaba a manifestarse así mismo, tomaba una forma específica y reconocible por todos los hombres. Por lo tanto, el cristianismo (y su estructura) era identificado claramente…

Por seguro, creyentes en lo individual podrían haberse desviado de una u otra manera. Aun la iglesia en su conjunto podría haber descuidado algún aspecto de la enseñanza apostólica en ciertos detalles. Pero si echamos un vistazo al cristianismo de finales del siglo primero, del segundo y tercer siglos, podríamos observar una forma de teología que es compartida por las iglesias; si, como Newman ha señalado: “Acentuados bordes y grandes masas de color resaltan de entre las páginas del pasado” entonces podemos pintar un retrato que es “determinante.” Aunque el retrato sea opaco e incompleto, ¿no sería este retrato significante? !Por supuesto que si!

syna

Como mínimo se puede decir, que lo que Newman ha dicho, es evidencia clara de que la Iglesia que vemos en los registros históricos de los primeros siglos, es la misma que Jesús fundo en el siglo primero, y una clara evidencia que no puede ser negada por los que niegan que el cristianismo de los siglos segundo, tercero, y cuarto sea el cristianismo que los apóstoles enseñaron. Los que rechazan que la Iglesia que vemos funcionando durante estos mismos siglos sea la misma Iglesia fundada por Jesucristo y sus apóstoles, y dicen que solo se trata de una versión deformada y corrompida tienen que admitir que la evidencia histórica no apoya su teoría.

Yo me percaté de que Newman tenía cierta razón, al menos la suficiente razón para que yo decidiera leer los escritos de los Padres de la Iglesia, y ver qué era lo que yo podía averiguar. ¡Y eso es exactamente a lo que yo me aventure! Después de todo, habiendo visto una buena cantidad de televisión, intuía que el título de aquella antigua serie que decía: “Mis padres son más sabios que yo” era después de todo talvez (solo talvez) verdad.

Así fue que me adentre en la lectura de los Padres de la Iglesia (siglos II-IV).

Yo quería escuchar lo que los más allegados a los apóstoles tenían que decir al respecto.

En particular, yo quería escuchar lo que tenían que decir sobre el asunto de la autoridad en el cristianismo. Yo quería saber lo siguiente: ¿Era la llamada “Sola Scriptura” la regla de fe y practica en la iglesia primitiva?

padres

Argumento Numero Uno

En mi lectura de los Padres de la Iglesia me percaté de que la llamada “Sola Escritura” no estaba en las mentes de los cristianos que vivieron inmediatamente después de la muerte de los apóstoles, esto no es de sorprender ya que ninguno de los escritores del Nuevo Testamento menciono en lo absoluto la noción de “Sola Scriptura”

Si pensamos por un momento, el Protestantismo esencialmente sostiene que la Iglesia que Cristo fundo y que vemos funcionando en las páginas del Nuevo Testamento, fundamentalmente no es la Iglesia que Cristo se propuso que existiera a través de los siglos hasta su regreso.

Permítanme explicar. En la Iglesia que vemos en acción en el Nuevo Testamento, la autoridad residía: 1. En la Escritura, 2. En la enseñanza oral de los apóstoles, 3. La Iglesia reunida en concilio para resolver controversias teológicas, y emitir decretos autoritativos (Hechos 15).

Los Protestantes creen que con la muerte de los apóstoles, las cosas súbitamente cambiaron, y ahora toda la autoridad residía solo en la Escritura solamente, y ya no más en las enseñanzas orales de los apóstoles (Sagrada Tradición), ni en los concilios y decretos de la Iglesia.

En otras palabras, lo que esencialmente propone el Protestantismo, es que el asunto más importante y fundamental, es decir, el asunto de la autoridad en la Iglesia cambio drásticamente con la muerte de los apóstoles.

Y sin embargo (como ya hemos visto) los escritores del Nuevo Testamento no mencionan nada en lo absoluto acerca de que semejante cambio tan profundo ocurriría en la vida de la Iglesia.

Nosotros no vemos en el Nuevo Testamento a los apóstoles hablando sobre este cambio.

No tenemos advertencias apostólicas preparando a la Iglesia para este gran cambio en el asunto de autoridad.

Por ejemplo, en ninguna parte los apóstoles dijeron a las iglesias que tras su muerte, la autoridad en la Iglesia seria la Escritura solamente. En ninguna parte los apóstoles informaron que la Iglesia ya no tendría la habilidad de reunirse en concilio para que con la dirección del Espíritu Santo se resolvieran las controversias, tal y como lo vemos en Hechos 15, como tampoco dijeron que ya no habría más decretos emitidos por la Iglesia para ser recibidos por todos los cristianos con alegría.

En ninguna parte se nos dice que los escritos de los apóstoles serian la sola infalible regla de fe y practica para la Iglesia, y para cada creyente en lo individual, y que como Lutero diría 1500 años después acerca de que cada cristiano se convertiría en: “Papa e Iglesia para sí mismo.” Y que para cada asunto de práctica, cada hombre y mujer deben creer lo que ellos mismos consideran ser la enseñanza de la Escritura (Sola Scriptura).

conscience
Lutero finaliza su discurso con las palabras: “mi conciencia esta cautiva a la Palabra de Dios”. Suena bien, pero los protestantes que se separaron de Lutero afirmaron exactamente lo mismo en contra del Lutero mismo.

Básicamente, esto es el equivalente eclesiástico de anarquía, y rebeldía al estilo del clásico de Hollywood “Mad Max”

Está bien, está bien, se me paso la mano, ignoren mi último ejemplo sobre “Mad Max”, pero se entiende el punto y queda bien comprobado que estas son premisas que supone la posición Protestante.

Sin embargo, en el Nuevo Testamento no vemos nada que sugiera tales suposiciones.

Por el contrario, vemos a san Pablo pidiendo a los creyentes “Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta (2 Tesalonicenses 2:15). Vemos a Pablo instruyendo a Timoteo, su hijo espiritual y sucesor en el ministerio, a que mantenga las cosas que el ha “escuchado” a Pablo enseñar, y que las “guarde” por el Espiritu Santo, para que Timoteo las pueda “confiar” a otros hombres fieles, que a su vez haran lo mismo con otros hombres (2 Timoteo 1:13,14; 2:2).

El enfasis en el Nuevo Testamento se pone en la Fe que se preserva por el Espiritu Santo en la Iglesia, a traves de la sucesion apostolica (2 Timoteo 2:2).

Aquí está la primera razón por la que yo llegue a la conclusión de que la noción de “Sola Scriptura” no formaba parte de las creencias de los cristianos del Nuevo Testamento, ni de los cristianos que vivieron en las décadas posteriores a la muerte de los apóstoles, y que también esta noción está ausente en la fe histórica de la Iglesia de los primeros siglos.

Pero la historia no termina aquí, aún hay más…

(Testimonio de conversión al Catolicismo del ex pastor Bautista Ken Hensley)

La Iglesia Católica es la institución más Antigua del mundo occidental

La Iglesia Católica es la única iglesia (ekklesia) que enseña que ella es la única, visible e ininterrumpida Iglesia fundada por Jesucristo. La Iglesia es por lo tanto, la institución más antigua del mundo occidental, remontando sus raíces hasta la fundación de Jesucristo registrada en el Santo Evangelio de San Mateo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (San Mateo 16:18). Como bien llego a concluir el escritor britanico y converso al Catolicsmo G.K. Chesterton, la Iglesia Catolica es la unica institucion que liberta al hombre de la ‘degradante esclavitud’ de ser ‘hijos’ de nuestra epoca particular, y la Iglesia Catolica es la unica sobre la faz de la tierra que habla ‘como si fuera la verdad misma, como si fuera un fiel mensajero que se rehusa a diluir su mensaje’.

Tomado de: About Church History, Fr. David Vincent Meconi

Image result for quien fundo tu iglesia

Commentary On Galatinas

Any other gospel than that which we have preached unto you, let him be accursed. The Protestants hence conclude: Therefore the decrees of councils and the canons of pontiffs are accursed, because they contain many things not in the Gospel, and are consequently a Gospel other than that preached.

I reply: Other (præterquam) is here what is contrary to the accepted faith, such as are the doctrines of heretics.

  1. This appears, firstly, because Paul is writing against the Judaisers, who were trying to introduce Judaism beside (præter), that is, against the Gospel. It was just as if any one were to try to add Calvinism or Mohammedanism to Christianity. He would be introducing a new law and society beside, i.e., against Christianity. Accordingly, in ver. 6, he calls this another Gospel, and in ver. 7 he says that the preachers of it pervert, or, as Chrysostom styles it overturn the Gospel of Christ.
  2. It is clear and certain that not only an angel but Paul himself knew more, and consequently might have preached more truths than he did (2 Cor. xii. 1 and 6).
  3. Paul constantly orders, as Christ did, the commands of Apostles and superiors to be obeyed (Acts xvi. 4; Heb. xiii. I7).
  4. Moreover, Jerome, Augustine, Ambrose, Chrysostom, Œcumenius explain the phrase as I have done. In 1 Cor. ii. the Apostle uses παρά (præter) in the sense of against, when he writes: “Other foundation can no man lay than that is laid, which is Jesus Christ;” for he would set up another Christ, just as one who makes another Pope sets up an, anti-Pope, or he who invites another king into a kingdom sets up an enemy of the true king and a tyrant. Similarly, in Rom xi. 24: “If thou wert grafted contrary to nature into a good olive-tree”—contrary to nature is παρά φύσιν (præter naturam).Even in Latin we often use the same meiosis. For example, Terence (Andria) says, “Præter civium morem atque legem,” i.e., against law and custom. So, too, in Greek, as, e.g., Aristotle (de Cælo, lib. i. c. i) says παρά φύοιν, beside, i.e., against nature; παρά νόμον, beside, i.e., against law.

Which Interpretation? My Own …

R.C. Sproul summarized the legacy of the Protestant Reformation with these words “Every Christian has the right to interpret the Scriptures for themselves, but no Christian ever has the right to misinterpret the Scriptures” , How can you tell the difference? How do you know when somebody is misinterpreting the Scriptures? Who is to decide what is a “right interpretation”, and what is a “misinterpretation”? This is why we need an infallible teaching office.

conscience

Martin Luther famously said: “My conscience is captive to the Word of God …”, but pretty much everybody can claim the same, for example a Presbyterian can assure us all, that is ok to baptize our babies, because his “conscience is captive to the Word of God”. A Baptist can tell us exactly the opposite, that we should not baptize our babies, and that he is certain that that is what the Bible teaches because his “conscience is captive to the Word of God”. How can the consciences of two people be captive to the Word of God and contradict each other? How can we decide who is interpreting Scripture correctly? Our conscience is not the final arbiter to determine truth, so to say: ““My conscience is captive to the Word of God …” is not enough, this approach has only created disunity and schism for the last 500 years.

 

The Catholic Church’s Book

What is any man who has been in the real outer world, for instance, to make of the everlasting cry that Catholic traditions are condemned by the Bible? It indicates a jumble of topsy-turvy tests and tail-foremost arguments, of which I never could at any time see the sense. The ordinary sensible sceptic or pagan is standing in the street (in the supreme character of the man in the street) and he sees a procession go by of the priests of some strange cult, carrying their object of worship under a canopy, some of them wearing high head-dresses and carrying symbolical staffs, others carrying scrolls and sacred records, others carrying sacred images and lighted candles before them, others sacred relics in caskets or cases, and so on. I can understand the spectator saying, “This is all hocus-pocus”; I can even understand him, in moments of irritation, breaking up the procession, throwing down the images, tearing up the scrolls, dancing on the priests and anything else that might express that general view.

handwriting

I can understand his saying, “Your croziers are bosh, your candles are bosh, your statues and scrolls and relics and all the rest of it are bosh.” But in what conceivable frame of mind does he rush in to select one particular scroll of the scriptures of this one particular group (a scroll which had always belonged to them and been a part of their hocus-pocus, if it was hocus-pocus); why in the world should the man in the street say that one particular scroll was not bosh, but was the one and only truth by which all the other things were to be condemned?  Why should it not be as superstitious to worship the scrolls as the statues, of that one particular procession? Why should it not be as reasonable to preserve the statues as the scrolls, by the tenets of that particular creed? To say to the priests, “Your statues and scrolls are condemned by our common sense,” is sensible. To say, “Your statues are condemned by your scrolls, and we are going to worship one part of your procession and wreck the rest,” is not sensible from any standpoint, least of all that of the man in the street.

G.K. Chesterton

monks

El Que Ama Conoce a Dios …

La verdadera libertad es la que experimentamos cuando llevamos a cabo nuestro propósito para el que fuimos creados. Fuimos creados para pertenecer en cuerpo y alma a Dios, para contemplar su Gloria en el rostro de Jesucristo. Dios tiene una familia en la cual hemos sido adoptados como hijos, y se espera de nosotros que amemos a los hijos de Dios con la misma intensidad que a Dios mismo. El amor por el Creador nos impulsa al amor por la criatura, de hecho podemos ver la mano de Dios en toda la creación, sus huellas “digitales” están por todas partes. Todo alrededor de nosotros nos habla de la bondad de Dios, lo vemos en la luz que nuestros ojos ven cada mañana; el aire que respiramos cada instante nos invita a pensar en lo bueno que es Dios. Pero hay una sola criatura sobre la faz del universo que posee algo que nadie más posee: El hombre, varón y hembra creados a imagen de Dios. Cada vez que tus ojos contemplan tu rostro en el espejo, quizás el rostro de un ser querido en una fotografía, cuando conoces a alguien por vez primera, lo que estás viendo delante de ti es la Gloria de Dios reflejada en la creación, en los hombres creados a la imagen de Dios. ¿Quieres amar más a Dios? ¡Ama a las criaturas de Dios! no podemos hacer lo uno sin lo otro, no podemos decir que le conocemos si fallamos en reconocer su huella en toda la creación. Aprendamos a ver a Dios reflejado en su creación, amemos a nuestros prójimos como a nosotros mismos, si amamos a Dios debemos amar su creación. “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano al cual ha visto, ¿cómo puede amar a Dios que no ha visto?” 1 San Juan 4:20. 

apostles

 

Jesus, la Iglesia, y Constantino…

Recientemente fui al Mercado y a la salida estaban los “Russelitas” (TDJ), y me acerque a preguntar sobre su forma de entender la “Historia de la Iglesia”, y lo que dijeron fue lo clásico y cito su respuesta: “Constantino ‘el grande’ hizo muchos cambios y de ahí viene la Iglesia Católica la cual es una corrupción del cristianismo”. Por supuesto que eso es solo una “teoría de conspiración”, ya que para la llegada de Constantino al poder, la Iglesia ya contenía todos los elementos que la definen como Católica (conforme al todo o universal). Decir que Constantino fundo el Catolicismo es simplemente desconocer la historia e invertir el orden de los sucesos (Anacronismo). La Iglesia estaba muy bien establecida en Roma ya desde tiempos Apostólicos, y fue Jesús quien revelo a San Pablo que Roma sería una ciudad esencial para dar testimonio a los naciones así como Jerusalén lo había sido para dar testimonio al Judío (Hechos 23:11). Estos “Russelitas” o “testigos de Jehová”, me dijeron que el Cristianismo verdadero “desapareció” por más de 1500 años, y que no fue sino hasta 1916 que la restauración comenzó. A lo anterior yo respondi: ¿y que de la promesa de Jesús de que las puertas del Infierno no prevalecerían contra la Iglesia? ¿Cómo es posible que la Iglesia estuviese corrompida totalmente, si Jesús dijo que eso sería imposible? Pero ellos solo mostraron confusión y alzando los hombros, me dijeron no saber la respuesta. Jesús ha prometido preservar a su Iglesia en medio de la persecución a través de los siglos, nos ha dicho que ni las puertas del Infierno podrán contra la Iglesia y que El estaría con nosotros aun hasta el fin del mundo.

shine

LA FE QUE OBRA POR AMOR

Mas agrada a Dios una obra, por pequeña que sea, hecha en escondido, no teniendo voluntad de que se sepa, que mil hechas con gana de que las sepan los hombres. Porque al que con purísimo amor obra por Dios, no solamente no se le da nada de que lo vean los hombres, pero ni lo hace para que lo sepa el mismo Dios; el cual, aunque nunca lo hubiese de saber, no cesaría de hacerle los mismos servicios con la misma alegría y pureza de corazón.

San Juan de la Cruz

10484789_1458890531035270_3271292257785470606_n